Padres Autoconvocados y Preventores de Argentina (Padres en la Ruta)

info@padresenlaruta.org.ar  

ANÉCDOTAS 

Contamos algunas de las que protagonizamos durante  todos estos años. Pero necesitamos que ustedes nos envíen las suyas, sean o no graciosas. (Click sobre las fotografías, para ampliarlas)

 wpe13.jpg (43961 bytes)
Padres, inspectores, bomberos y policías, en el edificio municipal,  momentos antes de iniciarse los Controles.

Panadero generoso: Desde los comienzos mismos de los Alcotest en General Deheza, allá por 1997, Miguel "Pepe" Alcíbar, panadero de la localidad, aporta, rigurosamente y sin fallar ni una sola vez, 2 bolsas de bizcochos para que, tanto padres como alcoholizados, pasen un poco mejor el tiempo deespera en las madrugadas de los Controles. Esta es otra muestra de generosidad  desinteresada, que ya forma parte de la historia de nuestros Controles de Alcoholemia.

                                             

Día del estudiante...¿sin alcohol?: Esto sucedió en una importante ciudad de la zona de Cuyo... La autoridades locales, con el apoyo de distintas instituciones y la total complacencia de la mayoría de los padres, decidió festejar, un 21 de septiembre, el Día del Estudiante...¡¡ pero sin alcohol!!. Solo jugos y gaseosas. Y para asegurarse de que todo transcurriera como estaba previsto, la fiesta se realizó en camping cerrado, con rigurosos controles en los accesos. ¡No debía pasar ni una sola bebida alcohólica!.... Pero, para incrédula sorpresa de los organizadores, al caer la tarde la fiesta estaba casi repleta de jóvenes alcoholizados. ¡No había ninguna explicación! Hasta que, luego de una recorrida por el predio, descubrieron que la tierra estaba llena de agujeros, a lo largo y ancho del mismo.¿Qué había sucedido?... Que los chicos, que no tenían ningún interés en pasar su día tomando gaseosas, habían sembrado el terreno, durante la noche anterior, de cajas de vino y botellas de cerveza, fernet, y otras bebidas por el estilo; y el día de la fiesta, en una especie de "búsqueda del tesoro" inventada por ellos mismos, fueron recolectando y consumiendo, una a una, todas las cajas y botellas que con tanto esmero habían sembrado, lo que provocó una borrachera general inolvidable.

             

Aliento: El chico sabía que el Control se hacía a través del aliento. Y, consciente de que esa noche no pasaba, decidió eliminar el problema de raíz: abrió bien grande la boca, asomó la cabeza por la ventanilla de su automóvil, y comenzó a tragar grandes bocanadas de aire frío, durante un buen trecho, antes del Control. Resultado: quedó demorado, porque el sistema es sencillo pero no sirve.  

            

Yogurt... y otros: Cuando comenzamos con esto, allá por 1997, enseguida nos enteramos que muchos chicos utilizaban distintos métodos para diluir el efecto del alcohol que consumían: comían grandes cantidades de pastillas de menta, aspiraban en lugar de soplar... y  muchas otras cosas de efecto nulo. Pero lo más original fue enterarnos que, luego de beber grandes cantidades de diversas bebidas alcohólicas, algunos consumían un yogurt, convencidos de su efecto anti–Control. Resultado: quedaban demorados, y al día siguiente tenían una descompostura fenomenal.

                                                 

“Los paso por arriba”: Ya llevaba más de 2 horas de demora y el muchacho comenzó a ponerse “pesado”.  La semana que viene- decía-  vengo con la camioneta y ¡¡ los paso por encima a todos ustedes!!. “ No te enojes” – le contestábamos – “Te estamos cuidando...” ¡¡ Perdón, perdón!! No me hagan caso...¡¡ Lo que ustedes hacen es extraordinario!! ... ¡¡ PERO LA SEMANA QUE VIENE VENGO CON LA CAMIONETA Y LOS PASO POR ARRIBA A TODOS!!

                                                                                        

“Le juego el auto...”: Después de soplar por la boquilla varias veces con el mismo resultado (alcoholemia positiva), el chico dijo, convencido: “Suegrita... Le juego el auto que esta vez doy bien”. La señora, ya curtida por la experiencia de varios años en la ruta, le contestó que no hacía falta, que tuviese paciencia. Pero el tipo insistía:... “Le juego el auto”. Al final, bromeando, ella aceptó. El inspector le acercó por enésima vez el alcoholímetro, el flaco sopló... ¡¡ y la aguja se fue hasta el fondo!! Tranquilamente, metió las manos en el bolsillos, sacó las llaves del R 12 y, extendiéndolas hacia la señora, dijo:...”¡¡ El auto es suyo, doña!!”.  

                                                                             

Torta y bailanta: Es costumbre, durante la realización de los Controles de Alcoholemia, invitar a los demorados con café y  bizcochos, para matizar la espera. En un pueblo cordobés, las mamás voluntarias decidieron llevar torta, para compartir con los “infractores”. Pero sucedió que, a medida que pasaba el tiempo, más y más jóvenes iban quedando estacionados en la banquina. Y, para desesperación de las señoras, ¡ también sus amigos se quedaban con ellos! En un momento dado, uno levantó el volumen de la música que escuchaba en su auto...¡¡¡ y se armó la gran bailanta!!! Rato después, y una vez reordenado elControl, las señoras tomaron una decisión irreversible: ¿ Torta? ¡¡¡ Nunca más!!!

Excusas: La gama de frases utilizadas para explicar lo que se ve a simple vista, no tiene límites. “Solo tomé una cervecita...”, es una de las más oídas. Pero hay otras: “Mi mujer me mata si llego tarde”... “Pierdo el trabajo”... En fin, para todos los gustos. Pero hubo uno que resultó más original: ...”Mañana, en mi pueblo se quedan sin pan”. Y enseguida llegó la explicación...”Yo trabajo en la panadería más importante, y a esta hora ya tendría que estar amasando”. ¡¡¡ Sin desperdicio!!!

Chicas al volante: Como las leyes argentinas vigentes permiten el cambio de conductor (siempre que lleve el registro habilitante), son muchos los que, a la hora de pasar por el Control, le ceden el volante a sus respectivas novias. Pero en muchos casos, resulta peor el remedio que la enfermedad: varias, con muy pocos conocimientos para conducir, llegan al puesto de Control “a los saltos”, frenan bruscamente y se delatan en el acto. En casos como estos, lo más prudente es que sea el conductor original quien siga al volante...,¡¡después de bajar sus niveles de alcoholemia, por supuesto!!

         

wpe1.jpg (45604 bytes) wpe4.jpg (26062 bytes)

 

...Hay muchas otras historias como estas, que ya forman parte de nuestra propia historia. Las iremos relatando con el transcurrir del tiempo, con la ayuda de todos ustedes...

 

PRINCIPAL    Nuestra Historia    Marco Legal    Organización    Un Sistema Simple   Alcoholemia   
Primer Congreso Nacional
     Segundo Congreso Nacional    Tercer Congreso Nacional  Cuarto Congreso Nacional   
Quinto Congreso Nacional   Sexto Congreso Nacional   Séptimo Congreso - Internacional
  Octavo Congreso - Internacional   
Preguntas y Respuestas
    A Vuelta de Correo   Congreso Internacional USAL    Novedades   Alcoholímetros
Red Solidaria (Congreso Joven)
   

Editorial    León Gieco, Padrino    Difusión    Adhesiones    Reconocimientos   Viajes    Anécdotas     Estadísticas   
Prevención 2002 
    " Soledad"    General Deheza     Tierra del Fuego    La Pampa    Santa Fe   Chaco   
Noticias de Argentina   Traductor    El Tiempo    Buscador